¿Por qué?

Porque creemos que un mundo mejor es posible y que para ello necesitamos despertar nuestra conciencia, recordar quiénes somos y ocupar nuestro lugar.

Porque nuestra auténtica naturaleza biológica y espiritual nos lleva a la conexión, a la interconexión, y en ese sentido, debemos reconocernos en lo que somos más allá de lo condicionado, liberándonos y atreviéndonos a sentir nuestra humanidad compartida.

Porque sabemos la importancia de asumir la responsabilidad y la coherencia sobre nosotr@s mism@s, sobre nuestros procesos internos, nuestros actos y nuestras narrativas. 

Porque hay un deseo profundo de reconectar con el deseo evolutivo personal, humanitario y ecológico, con el deseo del corazón de la madre Tierra, dotándonos de visiones creativas para nuestra evolución y resonando con nuestro sentido de pertenencia.

Porque ¡Sí! . Porque necesitamos decir ¡Sí a la Vida!

Porque dentro de ti, hay una vida que quiere vivir.