¿POR QUÉ?

1.

Porque queremos ser agentes de salud y de cambio en un mundo en crisis.

2.

Porque necesitamos descondicionarnos, liberarnos y atrevernos a sentir nuestra humanidad compartida.

3.

Porque tenemos que asumir la responsabilidad y la coherencia sobre nosotras mismas, sobre nuestros procesos internos, nuestros actos y nuestras narrativas.

4.

Porque nos necesitamos presentes y conectados.

5.

Porque necesitamos decir ¡Sí a la Vida! Porque dentro de ti, hay una vida que quiere vivir.